El Manar, una ventana con vistas



Una vieja película de los años ochenta, nos relataba que dos hombres le ofrecieron a dos distinguidas damas, recién llegadas a la ciudad, su habitación en la pensión de Florencia; donde coincidieron, para que desde la ventana de la habitación ofrecida tuvieran unas hermosas vistas de la ciudad. Tuvo esta película inglesa, en su época hasta tres Óscar y algunos premios más.

Nuestros caminos del Sur



Fue muy agradable y sorpresivo encontrar hace ya algunos años paseando por Canillas, y tras una empinada cuesta, a dos veteranos canilleros curtidos por el paso del tiempo, sentados al sol tibio de aquella primavera al cuidado de su ganado y fumando plácidamente, nos acercamos a ellos y les pregunte por la subida a la Maroma.

Parapanda... “Una montaña con magia”



Los niños de los setenta, ávidos de la nueva tecnología del divertimento que llegaba a nuestras casas, o sea la televisión, teníamos a la montaña de Parapanda como un lugar mágico, ya se sabe que la imaginación infantil a veces no tiene límites, porque cuando vino aquel señor que vivía en la Calle Fuerte a ponernos la tele en casa nos decía que “la antena tenía que estar mirando hacia la montaña de Parapanda porque si no, no se veía”, con lo cual la magia de ver los dibujos animados en aquella extraña caja enchufada a la pared, era únicamente gracias a esa montaña, de ahí su magia fabricada en la cabecita de un niño.

Caminos que no se deben olvidar, (y II)



El viajero romántico y dramaturgo francés Theophile Gautier, paso por Alhama en la década de 1840, camino de la ciudad de Málaga, junto a un amigo suyo para asistir a una corrida de toros que se celebraba por esas fechas. Se desplazaban desde Granada por el camino real que pasaba por las tierras del Temple granadino, Cacín, Alhama, el Llano de Zafarraya y enfilaba el mismo hasta Málaga, pasando este  por la ciudad de Vélez.

Mi primera salida con el Club de Senderistas de Alhama



José Andrés Ciruela, Boti para los amigos, me lo avisó con tiempo y yo, la verdad sea dicha, tenía ganas: "El 15 de enero vamos a hacer la segunda parte del Camino Real entre Ventas de Huelma y Granada. Estás invitado", me dijo el presidente del Club de Senderistas de Alhama (que ya habrá que llamar también y de Zafarraya, por las nuevas incorporaciones). Y así fue en la mañana fresca, casi helada, de esta jornada compartí con 44 senderistas un trayecto de 26 kilómetros que recorrimos en unas 6 horas, chispa más o menos, como diría un jameño castizo. ¿Y que vi? Gente de diferentes edades y profesiones compartiendo una actividad física y mucha camaradería y buen rollo.

Una ruta muy especial, en buena compañía y con los mejores deseos



 Cambiamos el pasado domingo 18 de diciembre un montón de cosas; las botas, por unos zapatos de calle y de fiesta, la ropa técnica por una ropa informal y por que no, también elegante, la mochila por un enorme zurrón imaginario de buenos deseos y ganas de estar a gusto, los gorros y sombreros de camino por unos peinados dignos de un pase de modelos, todos estábamos muy “especiales”, para este encuentro.

Las “vereas” de las tierras de Agrón, tan cercanas y tan desconocidas



Agrón es un pueblo de la Comarca del Temple y que nos encontramos de paso cuando vamos en dirección a Granada por la que nosotros llamamos “la carretera del Pantano”. En la actualidad cuenta con unos 300 habitantes, donde prácticamente todos sus vecinos viven de la agricultura (el olivar, la almendra el secano) y alguna explotación ganadera.

Tras las huellas de los condenados a galeras



Sólo fue un pequeño trayecto, ya que la ruta elegida para esta jornada pasaba por esta tremenda cuesta popularmente conocida entre los senderistas de todas las latitudes.

Es nuestra ruta favorita: subida al Raspón de los Moriscos, o sea, al Lucero



Era el sentir del grupo el pasado domingo 13 de noviembre, ya el año pasado nos enamoramos perdidamente de ella, allí arriba en esas fechas acordamos repetirla y esta temporada ya hemos cumplido.