Nuestra primera ruta de la temporada, toda una delicia

    Publicidad

    Final publicidad



    Con la ilusión y las ganas renovadas tras el periodo de descanso veraniego, comenzamos nuestra temporada de salidas 2011/2012.

     



    Tenemos delante 16 salidas repartidas a lo largo del resto de este año y del siguiente, hasta el día 17 de junio, para disfrutar de la naturaleza, de los paisajes, de la cultura y del compañerismo, factores principales para que nuestro club siga adelante y en donde las 49 personas que lo formamos saldremos a disfrutar cada dos domingos al mes de esta actividad, donde la salud física y la participación son el motor que nos mueve.

     Cuarenta personas nos dimos cita en esta primera salida entre socios y algunos amigos de los caminos cuyo “enganche”, ya no pueden disimular.

     En coches particulares partimos sobre las ocho y cuarto de esa mañana del domingo 16, desde nuestro sitio habitual de reunión, hacia la conocidísima fuente de las Pilas del Dedil, cercana al llano de Dona y antesala de las abruptas tierras de las Sierras de Loja y Sierra Gorda.

     La zona serrana que íbamos a recorrer no era hasta estas fechas conocida por nuestro grupo.

     El grupo comenzó desde la fuente de las Pilas, por el camino que llega hasta estas en dirección al arroyo del Salar, al poco giramos a la izquierda y tras una potente subida junto a una cerca de ganado, enfilamos el camino del cortijo de Castillejo verdadera atalaya de esta zona a mas de mil metros de altura, este camino también va en dirección al cortijo de las Cabañas, cuya puerta de entrada dejamos a la izquierda, en esta propiedad llamaba la atención el enorme embalse de agua de riego para sus extensos olivares.

     Este camino rodea el cerro del Algarbe y nos iba dejando en bajada el paisaje de la pequeña masa boscosa de la parte norte de la Loma donde se enclava el cortijo castillejo a nuestra derecha, dando paso a las vistas sobre el hondísimo barranco del arroyo del Salar y al desconocido paisaje de la zona del Cortijo de Saleas, enclavado junto a la ladera del Cerro de Pedro Martín.

     En este caserío hicimos nuestro primer descanso bajo la imponente copa de un nogal que nos ofrecía sus frutos por doquier repartidos por el suelo cercano.

     La ruta poco a poco y mirando hacia el Este nos iba abriendo el paisaje, frente a nosotros los olivares casi verticales de las zonas del cortijo del Algarbe y los pinares colgados en aquellas “barranqueras”, cercanas al cortijo de la Venta en plena carreta del Salar que la teníamos enfrente.

     Un paisaje sobrecogedor lleno de barrancos, olivos y pinares imposibles, y al fondo el arroyo del Salar y el cortijo de Salcedo enclavado en este espacio.

     Cambia el camino de sentido hacia el noroeste, cambiando el buen piso por una endiablada subida con una piedra suelta peligrosa, hasta alcanzar uno de los puntos más altos de esta ruta sobre los 1.050 metros de altura.

     Aparece una puerta de ganado, lo que nos indica que entramos en zona de pastores y cabreros, el monte mediterráneo aquí es el rey. Una pequeña mancha de encinar y monte bajo coloniza esta parte del recorrido dándole vida a esta zona, es quizás la única que tiene algo de arboleda en kilómetros.

     La viejísima vereda desde Zafarraya al Salar aun conserva a pesar de los continuos cambios en el terreno, algunos tramos entre el bosquecillo de encinas que es muy agradable de seguir, poco a poco desemboca en el camino de la Casita del Guarda, que es una majada de ganado, ubicada en la falda de la llamada Loma del Cuerno y en frente de esta, a pocos metros el cortijo del Ángel, compuesto por un caserío hoy abandonado, tuvo que ser en otras épocas un lugar muy principal a juzgar por sus construcciones y la enorme era cuadrada que lo preside.

     Frente a la misma plantamos “el restaurante”, la vista se perdía entre los montes serranos y las heridas en los mismos de las canteras de extracción, algunas abandonadas de piedra ornamental de la llamada caliza Crema Loja, cuyos frentes de trabajo son perceptibles a kilómetros de distancia.

     Una buena mañana de sol, nos acompaño en el descanso, tras el mismo por la espalda del cortijo fuimos a admirar uno de los arboles más populares de estos paraje el Nogal del cortijo del Ángel, de más de treinta metros de diámetro y otros tantos de altura, además está junto a un pozo lo que hace que su sombra sea de agradecer cuando el calor apriete.

     El camino de regreso era este, el del cortijo, hasta desembocar en la vieja “verea” de Zafarraya al Salar, pero antes fuimos a ver una vieja cantera de una piedra curiosa, comenzó a extraerse pero se abandono, el material es un conglomerado que son rocas sedimentarias, formadas por cantos redondeados de otras rocas unidas por un cemento natural, conteniendo abundantes restos animales y plantas acuáticas, durísimas a pesar de su aspecto, se podían apreciar unos enormes caracoles petrificados entre las rocas, además de otros curiosos fósiles.

     Tras enlazar con el camino de regreso, el mismo del cortijo Saleas, poco a poco y con una potente cuesta que coronar fuimos aproximándonos de nuevo al camino del cortijo de las Cabañas y regresar a las Pilas, donde pudimos durante unos minutos disfrutar de su agua limpia y fresca, con nuestros paisanos cazadores justo encima de nosotros, disfrutando también de un merecido día de asueto entre amigos en el refugio que tienen en este paraje,
    donde por cierto iban a preparar una buena comida y pudimos ver que ese día habían tenido suerte pues habían cazado algunos jabalíes, que iban a comenzar a despellejar y preparar.

     Nosotros nos hicimos la foto oficial de grupo con el agua corriendo a nuestro lado y regresando a casa tras esta primera ruta, tranquila y curiosa.

         
     

    Nuestra próxima salida: Ruta número 2 -> Hoya de la Mora / pico del Veleta.
    Fecha:  Domingo 30 de octubre de 2011.
    Hora de salida: 7 horas y 30 minutos de la mañana.
    Lugar de salida: Plaza Duque de Mandas
    Dificultad estimativa de la ruta: Alta
    Distancia a recorrer: Sobre 12 kilómetros
    Duración de la misma, (con desplazamientos y descansos incluidos): sobre 10 horas.
    Los desplazamientos hasta la Hoya de la Mora se harán en autobús.
    Precio para socios: 3 euros.


    NOTA: Si causas meteorologicas nos impidieran el domingo 30 caminar por Sierra Nevada, no os preocupeis, tenemos un plan B, EL DÍA NO LO PERDEMOS.


     
         
     

    Recomendaciones para la ruta nº 2 (30/10/2011):

    - Al ser terreno de alta montaña se ruega llevar ropa de abrigo y calzado adecuados para la práctica del  senderismo.
    - Llevar comida y agua.
    - Llevar siempre encima vuestra tarjeta federativa, es muy importante.
    - Se recomienda llevar siempre en vuestra mochila: toalla y un chubasquero o cortavientos.
    - Se recomienda llevar también unas gafas de sol y alguna crema protectora.
    - Se ruega estricta puntualidad a la hora de la salida de esta ruta.

     
     
     
     


    Si no eres socio de nuestro club y decides caminar con nosotros en esta ruta nº 2, te recordamos que
    :

    - El precio del autobús para los no socios es de 6 euros. Llamar al 619 138 561, donde se tomará nota y se hará una lista según orden de llamadas para ocupar los asientos libres que queden.
    - Los organizadores de esta ruta, no se responsabilizan de los accidentes que te puedan ocurrir o de los incidentes que puedas provocar durante los desplazamientos y en el transcurso de la misma.
    - Si tú decides acompañarnos, y no eres socio de nuestro club, y no tienes ningún tipo de seguro de accidentes para este tipo de actividades deportivas, ten en cuenta que lo haces bajo tu responsabilidad, advirtiéndote que el seguro federativo de nuestro club, no os cubre.

     
         

    El recuerdo gráfico de la ruta
























    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad