Campaña de promoción del lenguaje no sexista

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_mujer251105_01.gif

    Alhama celebra el día contra la violencia de género con una campaña por el uso del lenguaje no sexista.


    25/11/2005.- La Concejalía Para la Igualdad y el Bienestar Social del Ayuntamiento de Alhama ha iniciado una campaña de promoción del lenguaje no sexista, con motivo de la celebración del Día Internacional Contra la Violencia de Género. La campaña, que se ha dirigido a todos los ciudadanos y a las instituciones públicas que trabajan en la localidad, se ha complementado con el reparto, esta mañana, de marca páginas y calendarios que denuncian la violencia contra las mujeres.

     La Concejalía Para la Igualdad y el Bienestar Social del Ayuntamiento de Alhama de Granada quiere terminar con el uso sexista que se hace del lenguaje. Para ello, ha iniciado una campaña por los centros educativos y demás instituciones públicas de la localidad, en la que pone de manifiesto las connotaciones discriminatorias que llevan implícitas ciertas expresiones, comúnmente utilizadas por los ciudadanos.

     Con la idea de favorecer el uso de un lenguaje que englobe en su expresiones de igual forma a mujeres y hombres, la concejala de Igualdad y Bienestar Social, Sonia Jiménez, ha puesto en circulación un comunicado que pretende concienciar a los distintos actores sociales de la importancia del uso de un lenguaje no discriminatorio y que promueva la igualdad de género.

     Según ha declarado Sonia Jiménez, el uso de un lenguaje sexista es considerado como una de las bases de la violencia de género, por ello quiere fomentar un lenguaje que nombre por igual a hombres y a mujeres, a la vez que contribuye a la erradicación de la violencia de género.

     La campaña por un lenguaje no sexista pretende evitar expresiones como la concejal, la médico, la arquitecto, la juez... para fomentar el uso del femenino, como la abogada, la concejala, la médica, la jueza... Asimismo, la iniciativa de la Concejalía de Igualdad y Bienestar Social busca un cambio en las relaciones administrativas, donde en muchos casos se sigue utilizando únicamente el género masculino, por ejemplo las expresiones con expresiones como firma del padre, firma del solicitante, firma del titular, etc.

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_mujer251105_02.gif

     También con motivo de la celebración del Día Internacional Contra la Violencia de Género, la concejala de Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Alhama, Sonia Jiménez, ha salido a la calle para repartir entre los ciudadanos calendarios y marca páginas contra la violencia de género. Con el lema de “La violencia nos rompe el corazón”, en los marca páginas se ofrece información de instituciones de atención a las mujeres maltratadas, así como también destaca el número de mujeres fallecidas a manos de sus parejas este año. Por su parte, los calendarios invitan a compartir las tareas del hogar de una forma equitativa. (GPA)

    CARTA DE SONIA JIMÉNEZ REMITIDA A REPRESENTANTES DE INSTITUCIONES Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

    Estimado :
    Estimada :

    Con motivo del 25 de Noviembre, Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, se está realizando desde el Ayuntamiento de Alhama, concretamente desde la Concejalía para la Igualdad y el Bienestar Social, una Campaña de Concienciación sobre la importancia de la utilización de un Lenguaje No Sexista, en centros educativos, guarderías, U.T.E.D.L.T, O.C.A, Escuela de Empresas, I.N.E.M, S.A.E, medios de comunicación, trabajadores/as del Ayuntamiento y de la Mancomunidad, Asociación de Mujeres, Oficina de Recaudación, A.M.P.A, Hogar de San Jerónimo, Centro Ocupacional, Centro de Día de Mayores, Centro Guadalinfo, etc.

    Puesto que vivimos en una sociedad cambiante; todo cambia y evoluciona, la moda, la alimentación, las costumbres, las leyes, hasta el lenguaje evoluciona de alguna manera ya que se incorporan nuevos vocablos, es ya un tópico hablar de palabras que con toda naturalidad han introducido los ordenadores (como el software) o de la necesidad de emplear palabras que denominan enfermedades que han aparecido recientemente y que antes no existían.

    La lengua pues es un cuerpo vivo, en evolución constante, siempre en tránsito; una lengua que no se modifica sólo la podemos encontrar entre las lenguas muertas; un ejemplo perfecto podría ser el latín, lengua muerta por definición.

    A pesar de esta necesaria evolución del lenguaje, hay algo que  continúa perpetuándose y es el empleo del masculino plural para referirse a hombres y mujeres.
    Siempre se nos ha dicho que la palabra hombres se refiere tanto a hombres como a mujeres, cuando decimos niños incluye tanto a niños como a niñas, pero la práctica nos demuestra que ésto no es así.

    Si yo le pregunto a alguien que me diga nombres de niños o de escritores famosos, seguramente no me dirá ningún nombre de niña y ningún nombre de escritora famosa.

    Este ejemplo debería llevarnos a la conclusión de que no es cierto que el genérico masculino incluya al femenino, ya que al decir niños, pensamos en niños y no en niñas y al decir escritores pensamos en escritores masculinos y no en mujeres escritoras, con lo cual estamos invisibilizando a las mujeres, no pensamos en ellas y estamos mandando mensajes: la mujer no existe, ya que lo que no se nombra no existe.

    Es justo que el lenguaje nombre tanto a hombres como a mujeres.

    Sabemos que existen palabras, ya sean femeninas ya sean masculinas, que son realmente genéricas, ésto es que incluyen tanto al hombre como a la mujer. Palabras o expresiones de género masculino como por ejemplo: pueblo andaluz, vecindario, ser humano, personaje, alumnado, profesorado, personal médico, electorado incluyen sin ningún tipo de duda a mujeres y hombres por igual; del mismo modo que palabras del género femenino como pueden ser persona, gente, ciudadanía, la infancia, la juventud, la tercera edad no ocultan ni subordinan en absoluto a los hombres.

    Observamos que la lengua castellana tiene términos que realmente incluyen a mujeres y a hombres sin perjuicio ni omisión de unas y otros. Es decir, representan simbólicamente al conjunto de hombres y mujeres.

    Por el contrario, la utilización del masculino para referirse a los dos sexos no consigue representar a los dos, sino que oculta o excluye a las mujeres, aunque no nos demos cuenta de ello debido a la costumbre, y a la tradición de emplear siempre el género masculino, porque es así como nos lo han enseñado.

    Sin embargo debemos plantearnos que una utilización así del género masculino se basa en un pensamiento androcéntrico que considera a los hombres como sujetos de referencia y a las mujeres como seres dependientes y un pensamiento así está muy desfasado y atrasado.

    Por ello es necesario que el lenguaje evolucione igual que ha evolucionado el pensamiento y hacer el esfuerzo de nombrar tanto a la mujer como al hombre, aunque al principio nos cueste.

    No duplicamos el lenguaje por el hecho de decir niños y niñas, madres y padres, profesores y profesoras puesto que duplicar es hacer una copia igual a otra y éste no es el caso.

    Una palabra no puede significar un algo o un todo que es diferente de lo que nombra y hombres y mujeres son diferentes, por tanto hombres no puede referirse a mujeres ni mujeres puede referirse a hombres. Conviene también evitar el uso de el, la, aquellos, aquellas y puede sustituirse por quien, quienes, las personas que...

    Otro matiz que también pasa desapercibido por su uso generalizado y que hasta que no nos lo dicen quizás no nos demos cuenta es que para dirigirse a un hombre se utiliza siempre el tratamiento de “Señor” (nunca señorito que tiene otra connotación), sin embargo, a las mujeres se las nombra, en algunos casos, según su estado civil “Señora” o “Señorita”, basándose así en el pensamiento anteriormente citado (pensamiento androcéntrico).

    Esta diferencia en el tratamiento se debe a una tradición, que distingue sin que sea pertinente, entre una mujer casada y una mujer soltera. En la sociedad actual en la que vivimos no debemos continuar identificando a las mujeres por su estado civil o por su relación con los hombres (Señora de Martínez, por ejemplo) (nunca decimos Señor de Martínez).
     
     Por ello debe utilizarse “Señora” o “Señor” con independencia de su estado civil. De hecho en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española ya no aparece la palabra “Señorita”.

    Por otra parte, en las relaciones administrativas, financieras y comerciales todavía se sigue utilizando el masculino en los encabezamientos de las cartas y en otros documentos en los que figuran expresiones como: firma del usuario, del cliente, del solicitante, del titular, del asegurado que también es necesario modificar. Un recurso es usar el masculino y el femenino y otro, acudir al uso de barras, que está muy extendido en todo tipo de formularios.

     Resulta también muy significativo y de merecida mención el empleo del género masculino para determinadas profesiones y el género femenino para otras, por ejemplo médico, abogado, arquitecto, albañil no decimos médica, abogada, arquitecta en cambio sí decimos enfermera, secretaria, administrativa, limpiadora dando por supuesto y enviando el mensaje subliminal de que determinadas profesiones son para hombres y otras para mujeres, cuando no debería ser así ya que tanto mujeres como hombres están igualmente capacitados y capacitadas para desempeñar el puesto de trabajo que consideren oportuno independientemente de su género.

     Con el lenguaje enviamos multitud de mensajes subliminales.

     Por último y como conclusión decir que un uso del lenguaje que representa a mujeres y hombres y que nombra sus experiencias es un lenguaje sensato:
     NO OCULTA.
     NO SUBORDINA.
     NO INFRAVALORA.
     NO EXCLUYE.
     NO QUITA LA PALABRA A NADIE…

    El uso de un lenguaje sexista es considerado una de las bases de la violencia de género y por ello desde el Ayuntamiento de Alhama queremos promover y fomentar la utilización de un lenguaje no sexista, un lenguaje que nombre por igual a hombres y a mujeres y contribuir en la erradicación de la violencia de género,  enviando mensajes subliminales de justicia e igualdad a quienes nos escuchan.

    Desde la Concejalía para la Igualdad y el Bienestar Social te invitamos a ser partícipe en este propósito y te pedimos si lo consideras oportuno transmitas al resto del personal de tu Centro la importancia de utilizar un lenguaje no sexista.

    Sin otro particular, recibe un cordial saludo.
    Sonia Jiménez Quintana. Concejala para la Igualdad  y el Bienestar Social.



    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2021 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.