La relativa vuelta a la ‘normalidad’ tras la cuarentena

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_4.jpg

    Sois muchos los lectores que queréis que Duncan comparta como se está volviendo a esa ‘normalidad relativa’ después de la cuarentena, y nos cuenta su experiencia de como lo está viviendo él en Shanghái (China)


    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_1.jpgCódigo obligatorio para poder volver al trabajo, con mascarilla, por supuesto

     Han pasado dos semanas desde el día que salí de cuarentena aquí en Shanghái (tiempo obligado por el gobierno chino para los que llegamos de fuera), y la ciudad, aunque tienen muchas medidas de seguridad, sigue con sus vibraciones normales. Tras el comunicado del gobierno chino a cerrar las fronteras a todo extranjero que quiera entrar al país, esta medida tomada por la grave situación que se encuentra el resto de mundo, especialmente EE.UU., España y Reino Unido, tres de los países que tienen más trabajadores extranjeros en China, se les nota a la población china un poco cautelosos cuando se encuentran con un extranjero. En su gran mayoría, Shanghái y sus habitantes son abiertos a extranjeros y no toman ningún tipo de xenofobia contra ellos. Pero si es cierto que en otras partes de China donde la población extranjera es menor, se han producido casos de xenofobia, como por ejemplo no dejar que extranjeros se queden en hoteles, o no dejarles entrar en ningún restaurante. Esto es la cruda realidad del mundo en el que vivimos hoy en día. Sea en China, España, África, etc., siempre hay esa cautela hacia personas que no son de tu raza. Algo que, en el siglo XXI, debe cambiar. 

    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_2.jpgPuente de Nanpu, al lado del campo de fútbol donde entrenamos
    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_3.jpgTras el trabajo cena de equipo en un restaurante

     El gobierno de Shanghái ha anunciado que para final de abril se vuelven a abrir escuelas secundarias y universidades, y para una semana más tarde escuelas primarias. Un paso importantísimo en la recuperación de la normalidad. Actualmente la gente puede salir a los bares, restaurantes, pero a la entrada de cada, se les toma la temperatura, y apunta su nombre, número de teléfono y domicilio en una hoja para resguardar por si encuentran algún caso. El metro funciona normal, pero es obligatorio el uso de mascarilla y se toma también la temperatura de la persona cuando entra en la estación.

     Igual que restaurantes y bares, para poder entrar en mi oficina a trabajar me obligaron a obtener el código verde del gobierno de Shanghái. Es una APP, que, renunciando a la privacidad de cada persona, obtiene tus datos y ubicación en todo momento. Si se encuentra el código en verde, significa que no ha habido casos en tu entorno de Covid-19. Si se encuentra en rojo es que si ha habido y debes de permanecer en cuarentena durante 14 días en tu casa. Un precio que hay que pagar en estos días de inseguridad y miedo. 

     Mis actividades diarias como el entrenamiento de fútbol con mi equipo, ‘Voodoo Shanghai’ es con total normalidad. Nos encontramos de vuelta jugando la liga de extranjeros de Shanghái y fue muy bueno poder reencontrarme con compañeros y rivales de diferentes equipos, desde amigos de Cádiz hasta amigos de Argentina, durante los sábados que jugamos la liga.

     No sabemos cuánto va durar estas medidas de seguridad, pero son totalmente necesarias y demuestran como de preparado está el gobierno chino para controlar situaciones de tal magnitud. Gracias a su población y su manera de actuar y comportarse, hacen que todas estas medidas sean más fáciles de llevar. 

     Aguantad este chaparrón por el que estáis pasando, seguid las instrucciones del gobierno y manteneros sanos y a salvo. Estáis constantemente en nuestros pensamientos. 加油 西班牙 🇪🇸

    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_4.jpg¡Día de partido! Vuelta al fútbol de competición
    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_5.jpgLa entrada al bloque de mi oficina, tomando la temperatura y firmando
    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_6.jpgEnseñanza en el trabajo sobre football coaching
    b_580_900_16777215_10_images_stories_duncan_duncan_postcuarentena_abril_2020_7.jpgEstadio de Hongkou, casa del Shanghái Shenhua, de primera división china. ¿Preparado para la vuelta del fútbol profesional?

    Texto y fotos: Duncan Edward, desde Shanghá (China)


    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad

     
    Sobre el autor de esta sección

    El trotamundos Edwards



     Duncan Edwards, de 25 años en el momento de iniciar esta sección (09/08/1994, Crewe, Inglaterra), vuelve al epicentro del caos mundial en el que estamos sumidos, y desde Shanghái, nos informará a todos los alhameños de la evolución de la crisis del coronavirus en el país asiático.

     Duncan, un británico “nacionalizado” alhameño, su familia se mudó a España cuando él tenía 8 años, hace algo más de dos años se trasladó a vivir a Alhama, proveniente del pueblo de Alcaucín, perteneciente a la comarca de la Axarquía en Málaga, era ya un viejo conocido para todos los jóvenes de nuestro pueblo debido a su pasión, el fútbol.

     Este deporte por el que Duncan se desvive, le han convertido en los últimos años en uno de los puntales sobre los que ha sustentado la UD Alhameña, tanto en su faceta de entrenador como en su papel de jugador, destacando siempre por su entrega y dedicación al club.

     Siguiendo su sueño, marchó hace un año y medio hacia China, para ser profesor de fútbol en un colegio de Shanghái y jugador semiprofesional en un equipo de la ciudad. A finales de este pasado año volvió a casa, y no dudó ni un momento en enfundarse la camiseta de la UD Alhameña para echar una mano al equipo, pero ahora ha llegado el tiempo de volver a China para cerrar su aventura y, posiblemente, para iniciar otra próximamente en Estados Unidos.

     Y como orgulloso alhameño que se siente, Duncan quiere aprovechar este viaje para informar a los alhameños de la evolución de la crisis del coronavirus en China, para que a través de sus artículos tranquilizar a la población de Alhama, y hacernos ver, que siempre hay luz al final del túnel.

    Pedro Martín, marzo de 2020

     

    > Todos los artículos de esta sección.

    © 2021 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.