Las “Ollas Locas” se hermana con la peña de Málaga "Trapibasket"

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_deportes_ollas_locas_01_11032007.gif

    El hermanamiento entre las peñas malagueña y alhameña fue lo mejor de un partido en el que el CB Granada salió escaldado ante Unicaja (96-73).
    Imagen superior: Momento de la escenificación del hermanamiento de las dos peñas en la cancha del "Martín Carpena" de Málaga.

    11/03/2007.- El CB Granada encajó su segunda derrota consecutiva ante el campeón Unicaja en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga. La superioridad de Borchardt sobre el pívot local Daniel Santiago no fue suficiente para doblegar a los malagueños. Las aficiones “granaína” y “boquerona” dieron toda una lección de deportividad.

     Los valores deportivos del compañerismo, concordia y respeto entre las aficiones recibieron ayer en Málaga un homenaje que no se puede olvidar. La imagen de las peñas “Trapibasket”  y “Ollas Locas” animando conjuntamente a Unicaja y Granada debería servir de ejemplo para muchos “aficionados”, y sobre todo para muchos directivos de otros deportes cuyas acciones y declaraciones fomentan la violencia en los espectáculos deportivos de este país. El equipo malagueño había señalado la fecha del 11 de Marzo y el partido contra el Granada como el día del hermanamiento entre aficiones.

     Al finalizar el segundo cuarto del partido, dos miembros de cada peña saltaron al parquet para disputar un concurso de tiros libres, que por cierto ganaron los granadinos. Las Ollas Locas estuvieron representadas por los compañeros Raúl Gálvez y Salva Pinos. Después de inmortalizarnos con nuestros compañeros malagueños, la peña alhameña y Trapibasket unieron sus lazos para siempre. De ellos recibimos una gigantesca camiseta, y nosotros les obsequiamos con una placa conmemorativa que rezaba: “A nuestros amigos de Trapibasket, por la concordia y el hermanamiento entre aficiones”. Cinco minutos antes de acabar el partido, los músicos malagueños se unieron a los granadinos y durante ese tiempo, ambas aficiones apoyaron por igual y juntas a los dos equipos. El Martín Carpena vio una imagen, por desgracia, rara en nuestros días, pero que debe servir de ejemplo.


    En cuanto al partido, muy poca historia tuvo. El Granada aguantó al campeón a duras penas hasta el segundo cuarto. En el inicio de la tercera manga, la soberbia actuación de Berni Rodríguez y la defensa al hombre planteada por Scariolo dejaron a los visitantes sin opción. Borchardt volvió a lograr dobles figuras y demostró nuevamente que, por lo menos en Unicaja no hay quien lo pare, pero a día de hoy, el baloncesto es un deporte de equipo. Pecile le secundó con un buen porcentaje en tiros de campo y Hernández logró anotar 3 triples de forma consecutiva. Al final, el resultado fue la viva imagen del envite, 96-73, pero ayer, y sin tratar de ser resultadistas, podemos decir que la paliza recibida fue lo de menos...El atracón de puntos que nos endosaron los malagueños se nos olvidará mucho antes que el atracón de deportividad que vivimos, y... que el atracón de pescado ingerido por los jameños después del partido en el famoso restaurante “El Tintero”. Que nos quiten lo bailao.

    Texto y fotos: Sergio Monteagudo.



    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2020 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.