¡Denme un escándalo!. Zafarraya me interesa

    Publicidad

    Final publicidad



    Guillermo Ortega publicaba el domingo 23 de enero de este 2011 en el diario Granada Hoy, en el 'Patio político', una colaboración en la que refleja como se pueden cocer algunas de las cuestiones que, con motivo de la aproximación de las elecciones, contribuyan a la exacerbación del ambiente.


    Imagen del Llana de Zafarraya
    .

    CALLE Aben Humeya, lunes por la mañana. El comité de precampaña del PP prepara la semana. El jefe, serio y concentrado, pregunta: "¿Qué tenemos?"

    "Bueno -se atreve a decir uno de los subordinados-, no mucho. Pero si le parece, podríamos rescatar una cosa que tengo de Zafarraya...

    "¿Zafarraya? Me interesa, me interesa. En esa zona hacen falta votos, muchachos, no hace falta que os diga lo importante que es la Diputación".

    "Ya -repone el esforzado militante-, y el tema está bien. Es una sentencia que condena al alcalde por desobediencia.

    "¿Por desobediencia?", replica el jefe, con las pupilas ya dilatadas.

    "Sí, pero pasa una cosa: la sentencia es de julio y el Ayuntamiento la recurrió en septiembre. Igual el asunto está ya un poco pasado...

    "¡Qué va a estar pasado! Ningún medio lo ha sacado todavía, ¿no? Pues entonces cuela. Venga, vamos a ir preparándolo. En el Poniente puede estar la clave para ganar la provincia. Ya sabéis la consigna: tenemos que ir pueblo a pueblo. Y no perdamos de vista Loja. Lo del Parque de la Piedra y eso. Duro con ello", dice mientras se recuesta sobre el sillón y compone un gesto satisfecho.

    Mientras tanto, en la Torre de la Pólvora...

    "¿Entonces qué tenemos?"

    "No sé, jefe. ¿Qué tal Otura, seguimos?", se aventura uno de los asesores.

    "No, no, Otura se va a caer solo, no hace falta empujar más, y por si acaso tenemos todavía varias balas. Pero haría falta dar más caña en el Área Metropolitana. Ahí puede estar la clave para ganar en la provincia, y no hace falta que os diga lo importante que es la Diputación...

    "¿Gójar?", sugiere otro asesor.

    "¿Por qué, qué pasa en Gójar. No gobernamos nosotros ahí?", responde el jefe.

    "Ya, pero el fiscal le pide diez años al ex alcalde por presunta falsificación y por un delito contra la ordenación del territorio que habría cometido cuando mandaba".

    "Estupendo. Duro con ello", concede el jefe mientras echa atrás el sillón y compone un gesto satisfecho.


    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad