Del Quijote en verso a la posquerra en la Alpujarra

Imprimir

Publicidad

Final publicidad



Teodoro R. Martín de Molina, maestro de Inglés en el IES Al Fakar y autor de "El Caballero de la Triste Figura", versión versificada del QuijoteAcaba de publicar "Cascarabitos" una crónica novelada de la Alpujarra, desde los años de la guerra civil hasta los 60
.

06/04/2007.- La primera aventura literaria de Teodoro R. Martín de Molina (Gaucín, Málaga, 1951) fue posible gracias a una ayuda de la Fundación Caja Rural y a su propio bolsillo. Ocurrió en 2005 y se trataba del libro "El Caballero de la Triste Figura" o lo que es lo mismo una versión del Quijote en romance con más de 21.000 versos y cuatro años de trabajo. Aunque no le supuso ganancias tampoco le costó dinero, por ello, a lo largo del pasado año estuvo puliendo la que ya es su segunda obra impresa titulada "Cascarabitos" y que ya se encuentra en las librerías.

Son muchas las cualidades humanas que posee este maestro de Inglés del IES Al Fakar. Pero si hubiera que destacar alguna, además de su simpatía y gratitud -su anterior libro se lo dedicó a sus maestros que le enseñaron a leer-, es su capacidad de trabajo. Para comprobarlo sólo tienen que darse una vuelta por su página web (http://personal.auna.com/gaucin/) en la que, con anterioridad a la popularización de los blogs Teodoro ya se confesaba a sus incondicionales visitantes y asiduos lectores. Son más de 100 artículos de opinión, sobre los más diversos temas de actualidad en los que se retrata al escribir sobre educación -como no podía ser de otra manera-, política, sociedad,...



Polifacético

También incluye en esta web sus trabajos literarios. Mucho antes de que su Quijote pasase al papel muchos lectores de este y otro del Atlántico pudo comprobar la vena poética de este maestro que, aunque nacido en el pueblo malagueño de Gaucín lleva más de 30 años en la provincia de Granada donde, además, se casó con una alpujarreña de El Alcázar, anejo de Órgiva. Otras obras nacidas de su imaginación son "Treinta años después", sobre su infancia y adolescencia en Gaucín; "En voz baja, bosquejo de una novela rural"; "Caperucita" y "El gato con botas", cuentos populares en verso y la recientemente aparecida "Cascarabitos", crónica novelada de la Alpujarra desde los años de la guerra civil hasta los 60.

Como reconoce "en muchas ocasiones he tenido que impartir clases de otras asignaturas. Siempre que ésta ha sido Lengua y Literatura, he tratado que los alumnos dedicasen una buena parte de su tiempo a la recreación y creación literaria". Por ello en su página web, junto a sus propias producciones Teodoro incluye las de los alumnos y alumnas de los centros por donde ha pasado y a los que ha intentado trasladar su pasión por la Literatura.


Cascarabitos

A lo largo de 256 páginas este autor que se define como "iletrado con ínfulas literarias" plasma lo que pretende sea un "ameno y emotivo relato que refleja la vida del entorno alpujarreño en el período comprendido entre la guerra civil y el fenómeno de la emigración al norte". Según confiesa el objetivo primordial de esta obra narrativa es que los mayores rememoren aspectos de la época que vivieron y los jóvenes se puedan hacer una idea del modo de vivir de aquéllos. La acción se inicia en la imaginaria Alzujara que podría ser cualquier lugar de la Alpujarra granadina. El libro está a la venta en las más importantes librerías de Granada. También en las de Alfacar, Huétor Tájar, Órgiva, alguna de Motril y Gaucín. Así mismo, se puede adquirir por Internet contra reembolso a través del correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Maestro y escritor

Teodoro en un aula del IES Al Fakar

Teodoro R. Martín de Molina se define por encima de todo como maestro, ya que de sus 55 años ha dedicado 37 a la enseñanza. Nacido en Gaucín, pueblo malagueño de la serranía de Ronda, estudió por libre la carrera que comenzó a ejercer en su pueblo y le ha llevado por gran parte de la geografía andaluza. El período más importante de su vida profesional lo desarrolló en Huétor Tájar, entre 1982 y 1991. También ha estado en el CEIP Marín Ocete, donde ejerció de director. Actualmente, imparte inglés en el Instituto Al-Fakar al tiempo que desarrolla una ingente labor literaria a través de su página web "La Gaceta de Gaucín" que "está abierta a la colaboración de todos".

ESCRIBIR POR ESCRIBIR. Teodoro R. Martín de Molina


Hace unos días, los responsables de una publicación digital me pedían unas notas bibliográficas mías. Tras relatar lo que modestamente uno ha sido capaz de parir en mis pocos años como autor, creí conveniente terminarlas diciendo que escribía por escribir y que prefería vender un libro y que lo leyeran diez, antes que vender diez y que lo leyera uno. No es una frase hecha, ni un alarde de falsa modestia, simplemente es la constatación de la realidad que suele acompañar a los autores noveles y poco conocidos, como es mi caso.

Hoy que Antonio Arenas, redactor de ALHAMA COMUNICACIÓN, me pide que escriba unas notas sobre "Cascarabitos. Un relato de posguerra en la Alpujarra", el libro que acabo de publicar, no quiero volver a repetirme haciendo la misma reseña que en otras publicaciones y, me decido por hilvanar una serie de ideas sobre el hecho de la escritura y, en cierta medida, sobre la gestación de "Cascarabitos..."

Es éste un ejercicio, la escritura, de paciencia y de voluntad al que algunos dedicamos nuestros esfuerzos con el único fin de hacer salir del interior las dormidas notas que, como en las cuerdas del arpa de la rima de Bécquer, esperan a que las despierte su dueño. Y su dueño no soy yo, el autor, ni tú, el lector, su dueño son las musas que hacen que las notas sólo se muestren cuando la mano de nieve se acerca a su lado. El auxilio níveo no es otra cosa que la inspiración que puede asaltarte en cualquier momento, en cualquier lugar, de cualquier manera. Si el momento es ése en el que tu espíritu se encuentra abierto a recibir y absorber; el lugar, un tranquilo y encantador pueblecito de la perdida Alpujarra granadina; y la manera, ese entusiasmo, paciencia y musicalidad, que sólo las personas que han traspasado cierta edad son capaces de transmitirnos, todo se hace más fácil y la pizca de vena creativa que todos llevamos dentro se encarga del resto.

Así, hace ya bastantes años después de oír durante muchas veladas las mismas o parecidas historias, surgió en mi interior la idea, la intención y la voluntad de plasmar sobre el papel lo que hasta ese momento sólo se encontraba en la mente de las personas que me lo contaban. De la tradición oral se fue urdiendo la maraña de palabras que daría pie a un relato en el que se novelan los hechos que muchas personas que vivieron en primera persona la guerra y la posguerra española, la del 36, me fueron transmitiendo con el único fin, no se sabe muy bien si de hacer pasar el rato a los que escuchábamos, o con la intención de que alguno de los oyentes no echáramos en saco roto todo lo que en tantas ocasiones los protagonistas o testigos directos de los hechos nos hacían llegar día tras día y noche tras noche, mientras dejábamos transcurrir las tórrida tardes o los frescos atardeceres a la sombra de un nogal, de una higuera, o frente a los naipes o las fichas del dominó bajo el estrellado cielo al que Venus vigila todos los días antes de huir por el poniente.

Al cabo de ese tiempo, cuando el parto se aproxima, los nervios y la inquietud se apoderan de ti; finalmente la criatura en forma de libro ve la luz y tú, el autor, lo contemplas extasiado, y, aunque reconoces en él algunos defectos, te muestras embelesado y se lo presentas a los demás confiando en que estos, los lectores, sepan ver las virtudes del recién nacido, y tengan la suficiente benevolencia para obviar las aristas sin perfilar que siempre quedan en la obra literaria.

Así, poco más o menos, se gestó y vio la luz esta crónica novelada de posguerra en la que Alzujara, el pueblo imaginario en el que se desarrolla la acción, pudo ser cualquier lugar de la Alpujarra, de los Montes Orientales, del Temple, de la Vega o de otra comarca cualquiera, y sus protagonistas muchos de los posibles lectores de las vicisitudes que se encierran en sus páginas.


Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

-

Publicidad

Final publicidad