La Comarca de Alhama a vista de pájaro

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_alhamaala_delta01.gif

    “El que ve Alhama, los Tajos y nuestra comarca desde arriba se queda alucinado”.

    Javier Gordo Valderrama vuela casi todos los domingos en ultraligero con motor (ULM). A continuación comparte con los usuarios de ALHAMA COMUNICACIÓN sus impresiones e imágenes de la comarca captadas desde el aire

    04/05/2006.-  A finales del siglo XV y principios del XVI Leonardo da Vinci imaginó diversos artilugios para que el hombre pudiera cumplir su deseo de volar. No eran tiempos fáciles pues, además de la carencia de conocimientos científicos y materiales apropiados, fue necesario superar las trabas morales. De hecho algunos pagaron con su vida este atrevimiento. En 1505 se ajustició en los alrededores de Moscú a un hombre llamado Nikita. Su delito: realizar un ensayo de vuelo en presencia del zar Iván III. "El ser humano no es ave ni tiene alas; actuará contra natura quien a pesar de ello las fabricare; el constructor será decapitado por pactar con el diablo y su ingenio quemado tras rezar la santa misa". La sentencia fue ejecutada inmediatamente. En cualquier caso ha sido necesario que transcurran casi cinco siglos para que el deseo de imitar a los pájaros se convierta en realidad.
    Volar como las aves
     Javier en su ULM, en el Llano Dona de Alhama

     Afortunadamente desde entonces ha llovido mucho. Aquí y ahora, gracias a los avances tecnológicos es fácil mirar al cielo de Granada y encontrarse con personas que disfrutan con el parapente, ala delta o ultraligeros. Volar suspendido en el aire como los pájaros, contemplar a los pies ríos, montañas, pueblos y valles, sentir la fuerza y frescura del aire en la cara, descender para luego subir suspendido de un frágil ingenio es una experiencia que muchos granadinos ya han experimentado. Uno de ellos es Javier Gordo Valderrama, nacido en Alhama de Granada el 12 de junio de 1965. Este fragüero de profesión tiene dos grandes pasiones: el vuelo en ultraligero y la fotografía que ha sabido conjugar perfectamente como se demuestra en las imágenes que ilustran esta entrevista.

    Javier, junto a unos amigos en su campo de vuelo

    - ¿Cuándo realizas tu primer vuelo?
    - Mi primer vuelo en ULM fue en aproximadamente en 1985. Fue un vuelo por Alhama de 20 minutos y me encantó. Después este piloto que enseñó a varios en Alhama dejó de venir y ahí quedó todo. Fue en diciembre del 2002 cuando hablando con Paco Valenzuela me comenta que conoce un instructor de vuelo en el Cubillas y quedamos para ir  a volar un día, lo que hicimos y nos gustó tanto que decidimos sacarnos la licencia. Cuando llevábamos dos meses dando clase se animó mi cuñado Pedro Antonio Guerrero y así después de un año y unas 15 horas de vuelo nos examinamos y aprobamos.

    - ¿Qué requisitos se necesitan para volar con ultraligeros?
    - Se necesita ser mayor de 16 años para dar clases, pasar un reconocimiento médico y tener paciencia.

    Alhama vista desde el aire por J. Gordo
    Alhama de Granada

    - ¿Qué características tiene tu aparato?
    - Nuestro avión es un pendular marca Cosmos con motor Rotax 503. Lo compramos de segunda mano y después de trabajar en él unas 50 horas lo pusimos a volar, costó 5.500 euros.

    - ¿Cuánto cuesta un curso para obtener la licencia?
    - El curso completo con derecho a examen vale unos 3.000 euros. Te tiene que enseñar un instructor de vuelo ULM

     Arenas del Rey vista por J. Gordo
    Arenas del Rey y los Bermejales

    -¿Cuáles son los sitios más próximos?
    - Hay dos lugares cerca donde se pueden dar clases. Uno es en Antequera y el otro es en el  Aeroveleta que esta en las proximidades del Pantano de Cubillas.

    - ¿Dónde tenéis vuestra pista?
    - En el centro del Llano de Dona, aquí hicimos un hangar y una pista.

    Los Bermejales vistos por Javier Gordo
    El embalse de los Bermejales

    - ¿Qué sensaciones va a experimentar la persona que se sube por primera vez en un ultraligero?
    - La más importante es la sensación de ver las cosas desde un punto de vista diferente, ves cosas que no imaginabas antes y valoras más parajes que desde el suelo te pasan inadvertidos.

    - ¿Cuáles son los sitios más alejados a los que habéis llegado? ¿Y la altura?
    - Los puntos más alejados han sido la pista de Antequera y la de Aeroveleta. La altura máxima a la que podemos volar es de  300 metros desde el suelo pero cuando subes a La Maroma en realidad estás a unos 3.000 metros sobre el nivel del mar.

    Fornes vista desde el aire por J. Gordo
    Fornes y la vega de Armas

    -¿Qué se siente a esa altura?
    - Cuando queremos subir a La Maroma o pasar la Sierra de Loja y empiezas a coger altura, te das cuenta de que está colgado de un trapo y atado a un motor y si lo piensas bien tienes ganas sólo de bajar y volar a poca altura porque te da una falsa sensación de seguridad. Por esto es mejor no pensar mirar al frente y seguir el rumbo que te has marcado. La mejor medida de seguridad en vuelo es la altura; teniendo altura tienes capacidad de reacción ante problemas como una parada de motor, una cizalladura o alguna turbulencia que suelen hacerte perder mucha altura.

     Játar vista desde el aire por J. Gordo
    Játar

    - Pero… ¿habrá más?
    - En el aire y con un avión sin cabina donde te va dando el aire en la cara y cuando haces un giro parece que realmente estas flotando, en cada vuelo tienes sensaciones nuevas que lo hace diferente. Hay algo muy curioso y es que en determinados lugares siempre hay turbulencias y en otros siempre hay buenas condiciones de vuelo este el día como este.

    - ¿Cómo se ve la comarca de Alhama desde el cielo?
    - Sin duda el que ve Alhama, los tajos y nuestra comarca desde arriba se queda alucinado, pero practicar el vuelo como negocio requiere una inversión y, sobre todo, una cantidad de requisitos que hay que pensarlo bien.

     Jayena desde el aire, vista por J. Gordo
    Jayena

    - ¿Cuántos practicáis esta afición en Alhama?
    - Ahora estamos tres,  hay dos o tres más que suelen venir a la pista pero poco más.

    - ¿Cuándo soléis volar?
    - Salimos casi todos los domingos por la mañana y algunos sábados siempre que el tiempo lo permite.

    El Llano de Zafarraya visto por J. Gordo desde el aire
    El poljé de Zafarraya

    - ¿Sueles llevar la cámara fotográfica?
    - Sí,  casi siempre llevo la cámara.

    - ¿Has vivido situaciones peligrosas?
    - Esta afición aunque parezca lo contrario, si sigues los consejos que te dan durante el curso, es muy segura. Aquí todo hay que llevarlo  a rajatabla en cuestión de mantenimiento del avión, saber cuándo puedes o no puedes volar. Hay un dicho entre los pilotos que es que “más vale estar en tierra deseando estar el el aire que estar en el aire deseando estar en tierra” de ahí lo de la paciencia a la hora de sacarte el titulo. Nosotros estuvimos un año para poder hacer 15 horas de vuelo ya que muchas veces llegábamos y no podíamos volar por el tiempo.

    Santa Cruz vista desde el aire por Javier Gordo
    Santa Cruz del Comercio

    Las cumbres de la Tejeda y al fondo el mar, (J. Gordo)
    Las cumbres de Sierra Tejeda

    Texto: Antonio Arenas. Fotos: Javier Gordo



    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2020 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.