Empresas y economía



    Es alentador constatar que, a pesar de los tiempos de crisis por los que atravesamos, haya gente, y sobre todo jóvenes que se atrevan a montar su propia empresa, con el sueño y la ilusión de ganarse la vida haciendo lo que más les gusta, y con más razón, en su pueblo natal, aún teniendo posibilidades de haberse instalado en otro sitio. Cristina Moya ha optado y apostado por su pueblo y abre el primer establecimiento de estética científica.